JUAN LOBOS

Juan Lobos Palma nació el 12 de julio de
1965, en Santiago. Creció en el seno de
una familia modesta que no tenía directa
relación con la artesanía, por lo que su
interés en el oficio orfebre se dio una vez
terminada su enseñanza secundaria, tras
conocer a un estudiante de la desaparecida
Escuela Nacional de Artesanos, iniciativa
educacional al alero de CEMA Chile, que
entregaba formación a jóvenes con inclinaciones
por el trabajo manual. Allí, cursó
estudios entre 1985 y 1987, completando un
exigente plan que buscaba formar artesanos
altamente especializados.

Durante los años que estudió en dicha institución,
y debido a necesidades económicas,
buscó generar instancias que le permitieran
usufructuar de su oficio. Por medio del
contacto que tenía con artesanos urbanos
adoptó el modo de comercialización informal
que ellos usaban en su cotidianeidad,
denominado coloquialmente como
“pañeo”. Disponía, así, los aros de plata
que confeccionaba sobre un paño de tela en
las calles del centro de Santiago, especialmente
en el Paseo Ahumada,ofreciendolos a transeuntes.

Desde ese momento, la producción de joyería
sería uno de los sustentos basales que
le permitiría obtener ingresos.

Tras obtener el título de maestro orfebre,
siendo el mejor estudiante de su promoción,
ingresó a trabajar en el taller Platería
Inglesa, donde partió desempeñando todo
tipo de labores auxiliares. Muy pronto comenzó
a cumplir las funciones que ejerce
un maestro, trabajando vajilla y cuchillería
de plata. Debido a su inquietud y a su
franco deseo de perfeccionar el oficio,
investigó sobre los modelos, la procedencia
y el estilo de las piezas de plata que le enviaban
a restaurar, dándose cuenta de que
existían modelos creados en talleres nacionales.
El año 1996 tuvo la oportunidad de
comprar el taller, y acto seguido, cambió su
nombre a Platería Chilena, de acuerdo al
carácter tradicional y al marcado sello local
en la producción de sus piezas.
Además de dedicarse a la creación y restauración
de bandejas, cuchillería, mates,
joyeros, candelabros, espuelas y cigarreras
de plata, Juan lleva cerca de una década
confeccionando artesanía sacra. Esta lí-
nea en su producción se originó tras un
encargo que recibió desde el Estado, para
el que se le propuso la realización de un
cáliz con motivo de la beatificación del padre
Alberto Hurtado, pieza que llegó a la
Plaza de San Pedro, en Roma, el año 2005.

Por esos años comenzó a participar en
la Muestra Internacional de Artesanía
Tradicional de la Pontificia Universidad
Católica de Chile, en la que precisamente
exhibió una réplica del cáliz mencionado;
tras recibir una positiva respuesta del pú-
blico, ha sido convocado anualmente a participar
por los organizadores de la Muestra,
pudiendo mostrar en ella el amplio abanico
de sus creaciones, las que incluyen joyería,
gran diversidad de utensilios domésticos,
y objetos asociados a la religión católica,
como cálices y crucifijos.

Otra de las líneas de trabajo en la que Juan
demuestra su habilidad y su ingenio es en
la confección de orfebrería ligada a las comunidades
indígenas. Gracias al dominio
Su producción se aúna con la enseñanza del oficio, ya
que, además del conocimiento que transmite a sus
aprendices en el taller, ha impartido cursos relativos
a la platería mapuche y a la artesanía sacra.
Técnico que ha mostrado sobre el repertorio
de la platería mapuche, el año 2009 obtuvo
el Sello de Excelencia a la Artesanía, con
una variación personal de los chawai, aros
pertenecientes a la indumentaria tradicional
usada por las mujeres mapuche.

Su producción se aúna con la enseñanza del
oficio, ya que, además del conocimiento
que transmite a sus aprendices en el taller,
ha impartido cursos relativos a la
platería mapuche y a la artesanía sacra.
El año 2014, mediante un convenio con el
Banco Mundial, realizó una residencia en
la provincia de Parinacota, insertándose
al interior de comunidades aymara para
investigar su orfebrería, incorporando los
descubrimientos formales a su repertorio
de piezas, para luego enseñar los resultados
que obtuvo a mujeres de la zona, las que
normalmente no se habrían podido incorporar
a un trabajo que en su cultura está
reservado expresamente al hombre.
Además de estas experiencias, Juan ha realizado
clases a niños, niñas y jóvenes a lo
largo del país, con la convicción de incidir
en la divulgación del oficio, importándole
no tan solo cimentar una opción de sustento
económico para personas y comunidades
determinadas, sino que también darles
las herramientas necesarias para que
produzcan un modo de conocimiento de su
realidad a través de la creación, una forma
de desarrollar una poética asociada al quehacer
artesanal.

En este sentido, cabe mencionar que Juan
Lobos se interesa especialmente por la
profesionalización y las políticas sociales
de bienestar en torno al oficio artesanal y
sus cultores. Por esta razón, fue uno de los
agentes que ideó y concretó la conformación
de la Plataforma Nacional de Artesanos, organismo
que lucha por el reconocimiento de
la artesanía, la asociatividad del gremio y el
fomento de su producción. Este accionar se
funda en el pensamiento y los antecedentes
biográficos de Juan respecto a la importancia
que tiene la artesanía en la cultura, lo
fundamental que resulta entregar a la sociedad
objetos finamente elaborados, los que, a
través del goce estético que producen, otorgan
dignidad y proyección a la artesanía.
Al aplicar golpes con un martillo sobre el cincel da vida
al metal previamente recocido, agregando texturas
y formas a las piezas, las que gracias a este proceso
adquieren una fisonomía característica.
JUAN LOBOS PALMA
SIETE PREMIOS MAESTRO ARTESANO
Si bien maneja íntegramente las distintas
técnicas del trabajo tanto en plata como en
una otros metales, entre los que incluye el
oro y el bronce, en el periodo más reciente
ha estado interesado en mostrar la técnica
por la que tiene mayor predilección: el
cincelado. Al aplicar golpes con un martillo
sobre el cincel da vida al metal previamente
recocido, agregando texturas y formas a
las piezas, las que gracias a este proceso adquieren
una fisonomía característica. Pese
a que dicho procedimiento se puede aplicar
a los distintos objetos que confecciona,
Juan prefiere el resultado que obtiene
cincelando un cáliz o un mate chileno de
plata, en el que sus diseños visibilizan el
deseo creador que imprime al transformar
el metal con sus herramientas.

Participaciones en la
Muestra Internacional
de Artesanía Tradicional
Premio Sello de Excelencia
a la Artesanía, 2009

Premio Maestro Artesano
Tradicional, 2013

Las piezas de Juan Lobos han circulado por
gran parte del país y el extranjero, siendo
premiadas en diferentes instancias. Gracias
a su interés por el rescate de un estilo tradicional
de largo aliento en su que hacer,
a la perfección formal que ha conseguido
tras años de estudio e investigación y, por
sobre todo, debido a la manera en que ha
difundido y transmitido estos saberes, fue
merecedor, el año 2013, del premio Maestro
Artesano Tradicional.

Comments are closed.